“Corre por mí”: un sinónimo de vida