Sobre el Cáncer

¿Qué es el cáncer de mama?

que es el cancerEl cáncer de mama es la proliferación descontrolada de las células dentro de la estructura mamaria, que además puede dispersarse por otros órganos del cuerpo, como los huesos, el hígado, los pulmones y el cerebro. La división desordenada de las células puede crear una masa de tejido, conocida como tumor. Los tumores pueden ser benignos o malignos. Los tumores benignos no son cancerosos, rara vez son una amenaza para la vida, pueden operarse, no invaden otros tejidos y tampoco se diseminan a otras partes del cuerpo.

En cambio, los tumores malignos son cancerosos, ponen en riesgo la vida de la paciente, pueden invadir y dañar tejidos aledaños o extenderse a otros órganos del cuerpo. Cuando las células cancerosas se trasladas a otros órganos, se dice que la enfermedad se ha vuelto metastásica.


Factores de Riesgo

Las causas del cáncer de seno no están muy claras, es decir, que no se puede decir con certeza por qué una mujer desarrolla esta enfermedad. Sin embargo, se han determinado algunos elementos que se conocen como factores de riesgo, condiciones que podrían aumentar las posibilidades de padecer la enfermedad. Algunos de estos factores son:

Edad:
se ha visto que el cáncer de mama es más frecuente en mujeres mayores de 60 años, sin que por eso no existan casos, cada vez más numerosos, entre mujeres que recién ingresan a la menopausia, o inclusive en mujeres menores de 40 años.

Historia familiar:
el riego de padecer cáncer de seno se eleva si la madre, una hermana o una hija desarrollaron la enfermedad.

Historia personal:
el haber tenido cáncer de seno, predispone a una mujer a volver a desarrollarlo. Comportamiento de la edad reproductiva: condiciones como no tener hijos o tenerlos a edad tardía se han visto como factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama.

También haber comenzado a menstruar antes de los 12 o haber ingresado a la menopausia después de los 55 años, resulta en una predisposición para el cáncer. Estilos de vida: el sobrepeso, la inactividad física, el consumo de bebidas alcohólicas y el cigarrillo están relacionados con una mayor incidencia de cáncer de seno. El médico puede determinar con mayor claridad los factores de riesgo que una mujer puede tener y la forma indicada para prevenir o detectar de forma temprana cualquier irregularidad que pudiera desembocar en un cáncer de seno. El examen médico de rutina, el cual debe realizarse cada dos años en mujeres menores de 40 años y cada año en mujeres mayores de 40 años, se determinan dichos factores y se toman medidas al respecto. Aunque factores como la herencia, la edad y otras condiciones no se pueden cambiar, el estilo de vida sí puede modificarse, de manera que se convierta en una herramienta eficiente para mantener una buena condición de salud.


¿Tengo cáncer de mama?

examen El diagnóstico de cáncer de mama se realiza gracias a una serie de exámenes que ayudan a determinar si en la estructura del seno existe alguna formación anormal que indique la presencia de un tumor ya sea benigno o maligno. Cuando hay presencia de cáncer de mama, algunos síntomas pueden prevenir al médico e inclusive a la paciente. Algunos de estos síntomas son: Cambios en la forma como se siente el seno o el pezón. Presencia de bultos, engrosamientos, sensibilidad no relacionada con la menstruación o inclusive bultos en la axila. Cambios en la forma como se ve el seno o el pezón.

Ya sea cambios en el tamaño o la forma del seno, así como cambios en la piel que rodea el pezón o la areola (enrojecimiento, hinchazón, rebordes u hoyuelos de tal manera que se parece a la cáscara de una naranja). Secreción del pezón. Cualquier líquido que salga del pezón y que no esté relacionado con la lactancia. De forma regular, se recomienda a la mujer visitar al médico con frecuencia, sea que existan o no síntomas de alguna irregularidad. Luego de la primer menstruación y hasta los 40 años, se recomienda que la mujer se practique el auto examen de mamas, una vez al mes y cinco después de la menstruación.

También se le recomienda que visite al médico cada dos años en promedio, para que éste le realice un Examen Clínico del seno. A partir de los 40 años, el médico recomendará otro tipo de exámenes que le ayudarán a determinar la presencia del cáncer o a descartarla. En ocasiones, estos exámenes pueden solicitarse antes de los 40 años, según los factores de riesgo de la paciente. Estos exámenes son variados, sin embargo el más común de ellos es la Mamografía, un examen que utiliza imágenes de rayos X para observar la estructura interna de los tejidos mamarios.


Mi diagnóstico es positivo

Si el diagnóstico de cáncer es positivo, los resultados de los exámenes realizados podrán guiar al médico en la elección del tratamiento adecuado. Actualmente, los médicos y hospitales cuentan con herramientas que les permiten determinar el tratamiento más adecuado para una paciente con cáncer de mama. Lo ideal para la paciente es que consulte con su médico sobre el tipo de cáncer que le ha sido detectado, así como la etapa en la que se encuentra. La etapa se define gracias al tamaño del tumor, así como si las células cancerosas se han diseminado a otras partes del cuerpo. Para determinar el tipo de cáncer, el médico recomendará algunas pruebas, como la prueba de receptores de hormonas o la prueba Her2.


Clasificación del Cáncer de Mama

El cáncer de mama se clasifica de acuerdo al sitio en el que se originó el crecimiento irregular de células. A continuación una descripción de los diferentes tipos de cáncer de mama.

Carcinoma in situ: es el que se encuentra en los conductos de los lobulillos y no se ha extendido al tejido adiposo que se encuentra cerca del seno ni a otros órganos del cuerpo. Existen dos tipos de carcinoma in situ, el lobular y el ductal. El lobular se origina en los lobulillos pero no atraviesa las paredes de éstos, mientras que en el ductal, las células cancerosas no se propagan a través de las paredes hacia el tejido adiposo del seno. El ductal es el tipo más común de cáncer no invasivo.

Carcinoma ductal infiltrante (o invasivo): se produce en las glándulas que producen la leche durante el periodo de lactancia. En el proceso, el cáncer puede extenderse hacia los canales linfáticos o los vasos sanguíneos del seno y distribuirse a otras partes del cuerpo. Es un tipo de tumor muy común en el cáncer de mama.

Carcinoma lobular infiltrante (o invasivo): su origen también es en las glándulas productoras de leche y puede extenderse a otras partes del cuerpo. Se considera que entre 10 y 15 por ciento de los cánceres invasivos pertenecen a esta clasificación.

Carcinoma medular: En este tipo de carcinoma las células cancerosas se encuentran agrupadas y en los bordes del tumor, hay células del sistema inmunitario que sirven para atacar y destruir las células anormales, así como otros agentes extraños como bacterias o virus. Aproximadamente un 5% de los casos son de este tipo.
Carcinoma coloide: se le conoce también como carcinoma mucinoso ya que está formado por células que producen mucosidad. Su pronóstico es favorable ya que tiene menos probabilidades de propagación que el cáncer ductal invasivo o el lobular invasivo.

Carcinoma tubular: es un tipo especial de carcinoma ductal infiltrante que se da en un 2% de los casos. Las probabilidades de que propagación fuera del seno son pocas en comparación con el cáncer ductal invasivo o el lubillar invasivo.

Cáncer inflamatorio de seno: Este tipo de cáncer no es común y representa un 1% de los casos de cáncer de mama. La piel del seno se siente caliente, se enrojece y tiene la apariencia de una cáscara de naranja. Estos cambios se deben a que las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos de la piel. Tiene mayores probabilidades de propagación y un pronóstico menos alentar que otros tipos de cáncer.


¿Y los hombres?

El cáncer de mama también puede presentarse en los hombres. De acuerdo a las estadísticas, de cada 100 casos reportados de este tipo de cáncer, 1 se da en un hombre. Igual que en la mujer, en el hombre el cáncer de mama se presenta cuando células cancerosas se forman en los tejidos mamarios.
Algunos de los factores de riesgo en el caso de los hombres son la exposición a la radiación, las altas concentraciones de estrógeno –hormona femenina- y los antecedentes familiares. Esto no quiere decir que quienes no presentan estos factores de riesgo, no puedan desarrollar cáncer de mama.